Volver a los detalles del artículo ¿Sin tesis hay paraíso? Hacia un buen propósito